viernes, 24 de marzo de 2017

Porqué "Silly Literature"

Escribo sobre Beethoven.  El compositor alemán no el perro San Bernardo.  Trato de urdir una historia de ficción entre hechos reales y documentados de una parte específica de su vida.  Y eso es todo lo que diré sobre la trama de mi novela... por ahora.

Me ha tocado investigar un montón, no te puedes contentar sólo con su página de Wikipedia.  Todavía leo biografías, ensayos, analisis musicológicos de su obra y sicológicos de su persona dentro de un cuántohay más no se ha escrito sobre uno de los más grandes maestros de la música de todos los tiempos.  Y eso es sólo una parte.  He asistido a charlas de biógrafos, visto un montón de documentales, entrevistas con conductores de orquesta y músicos líderes en el catálogo músical del Maestro de Bonn, he estado en los lugares donde vivió y trabajó y sigo escuchando toda su extensa obra musical día tras día.  Esto último es la parte que más me gusta.  Por suerte domino el idioma alemán, por lo que leer sus cartas y diarios de vida y aquellos de sus contemporáneos permite meterme en su mente aunque sea un ápice para convertirlo en un personaje.

Son muchas las fuentes que en casi dos años he visitado para documentarme sobre Ludwig van  Beethoven.  En una de las tantas páginas de internet que tratan de resumir su biografía me topé con algo así como "Beethoven's love life has been the subject of loads of silly literature along the centuries" (La vida amorosa de Beethoven ha sido sujeto de mucha literatura tonta a lo largo de los años.)  Recuerdo que reí y sentí llorar al mismo tiempo, ¿no era eso mismo lo que yo estaba intentando hacer?  ¿engrosar más la lista de literatura tonta basada en su vida?  No ha sido la primera vez que me he pillado con ese tipo de juicios.  Jucios a la libertad creativa.  Si no fuera por ideas descabelladas y fantásticas, no tendríamos el gran grueso de trabajos de ficción tanto en el cine como en la literatura de los últimos cien años o más.  Quizás es difícil para un académico que pasa su vida en austero y concentrado estudio de documentos y datos duros, la sola idea de crear una realidad paralela para esa figura histórica a la cual ha dedidado su vida para estudiar.  No es la primera vez que se hace, abundan los trabajos de ficción basados en los grandes compositores de la música clásica europea.  Desde fanfictions hasta novelas y películas, mangas y animes.  Si bien, sin el trabajo de tales estudiosos nos sería increíblemente complicado hacer sentido de todos los documentos que conforman el rompecabezas de sus vidas como cartas, escritos varios, testamentos, diarios de vida, borradores, partituras, contratos, etc, también parece ser que con los siglos, la humanidad se ha adueñado de sus vidas otrora privadas.  ¿Qué diría Beethoven mismo si se enterara hoy cómo expertos debaten la identidad de la mujer que más amó en su vida?  De seguro no le gustaría ni un poco, era un hombre muy reservado y sin embargo, hoy leemos sus documentos más íntimos.

De izquierda a derecha, una reunión idílica de Chopin, Beethoven, Brahms,  Mendelssohn y Mozart imaginada por la artista rusa Demona Silverwing

Por un lado está la libertad artistica de crear con tu imaginación y sueños locos lo que te de la regalada gana y por otro lado está uno de los mayores problemas que enfrenta la música clásica actualmente: la avanzada edad promedio de su audiencia.  Si en algo contribuye tanta fantasía loca, realidad paralela, "literatura tonta" que podamos crear sobre estos músicos y seres humanos admirables, es en atraer a nuevas generaciones a descubrir este género musical.  Personalmente amo asistir a conciertos y no sólo de música clásica.  He visto en vivo desde Rammstein, pasando por Iron Maiden, Ólafur Arnalds, Simply Red, Vivaldi, Ronald Brautigam, Mozart y Molotov,  entre muchos más.  La música es música al fin y al cabo, ahora y entonces, aquí y allá.  Pero el denominador común de los conciertos de música clásica es la edad de su audiencia.  Siempre que asisto a uno reflexiono lo mismo, veo por sobre las cabezas de cabellos sal y pimienta y pienso "¿es que acaso hay que envejecer para apreciar esta música, o es un tesoro bien guardado para que las generaciones jovenes no lo descubran?"  Somos pocos los que no sobrepasamos los treinta y cinco años en cualquiera de las óperas o conciertos a los que he asistido, ya sea en Alemania como también en Austria, ambas cunas de la música clásica.  Vuelvo a la ficción y lo que puede provocar.  Si se hace bien, si consigues que el lector se transporte a la realidad social y personal de tu personaje, ya sea ahora o hace trecientos años atrás, lograrás pellizcar su curiosidad, empujarlo a investigar, buscar, olisquear todo acerca de ese personaje, sobre todo cuando el lector sabe que muchas de las cosas narradas estan basadas en hechos reales.  Acercamos así a una persona a la historia, esa que quizás no quiere ni tiene el tiempo de leer de un libro de setecientas páginas.

Será entonces una literatura tonta lo que intento y con orgullo y la cara llena de risa lo hago.  Me alegra saber que no soy la única, hace un par de días leí esta hermosa carta de un Beethoven dirigiéndose a nuestra generación que me dejó con una sonrisa de idiota en los labios.  Sigamos entonces creando realidades paralelas para quienes nos inspiran, nos han regalado su legado artístico y quienes también crearon mundos inimaginables para sus tiempos en aras de romper las reglas y rearmarlas a su antojo.

miércoles, 15 de marzo de 2017

"Ningún artista tolera la realidad" Nietzsche.

Tanta verdad en tan pocas palabras.  El peor escenario para un artista debe ser cuando el status quo se desequilibra y se ve obligado a lidiar con la vida básica, primitiva, mortal.  El artista se revela en contra del orden establecido a través de su arte  Lo critica y cuestiona pero sin él, no podría tener la paz diaria para contar con el lujo y el tiempo de escapar a su propio mundo inventado, feliz, ideal, donde él es el sol y Dios de su creación.  Y crea así de la nada su propia realidad, esa que su corazón de cristal sí acepta y tolera, porque la otra, la verdadera, la de afuera golpeándole la puerta con cuentas que pagar, haciendole fruncir el ceño y suspirar desesperanzado por su relación amorosa mediocre o inexistente, agarrandole las comisuras de sus labios hasta estirarlas dibujando una sonrisa hipócrita a quienes debemos favores y sujetan en sus manos nuestro pan diario; esa realidad le carcome el arma delgada y llena de bilis su pecho que sólo late con ganas cuando está de vuelta en su universo ignorante y feliz, entre el desorden de sus decenas de proyectos a medio andar.

Existe una fortaleza débil en el espíritu del artista.  A duras penas y con mucho pesar tolera, o debe tolerar, la sociead enferma en la que le tocó nacer y crecer.  No es un problema de hoy cuando vivimos una tercera guerra mundial en cuotas y no conocemos al vecino gracias a tantos aparatos electrónicos  que nos han hecho tan independientes pero a su vez tan autosuficientes e individualistas.  Sucedía hace docientos y tantos años atrás y más aún, cuando las sociedades estaban marcadas por la cuna y la línea familiar.  Sucedía hace más de un siglo cuando la gente debió perder la inocencia idílica de la vida en el campo por verse en la necesidad de cambiar los campos sembrados por engranajes grasientos, contaminación y hacinamiento.  Sobreexplotación laboral también.  Sucedió por siglos cuando los pueblos poco favorecidos de los imperios del mundo vivían bajo el dedo pulgar y detrás del dedo acusador de la iglesia, quebrándose el lomo de sol a sol para alimentar a zánganos aristócratas.  Sucedió hace más de setenta años cuando las tropas alemanas marcharon por casi toda Europa exterminando no sólo a los judíos a su paso.  Sucede hoy cuando más tropas cargando distintas banderas barren con ciudades y países completos en nombre de la paz.  O en búsqueda de armas de destrucción masiva.  O petroleo.

Ayer, hoy y mañana también, ha existido, existe y existirá un grupo pequeño en la sociedad que no tiene el ama para el caos reinante, se mira las manos ,agarra su instrumento y toca música.  Agarra hojas de partitura y lápiz, pluma y tinta y crea de la nada blanca de sus hojas un carrusel de melodías para endulzar en parte su vivir.  Agarra su atríl, tela, pinturas y pincel y llena de color el panorama blanco y negro a su alrededor.  Agarra un cuaderno y lápiz, pluma y tinta y pone a vivir entre sus líneas a personajes que le hablan en su cabeza y les crea un mundo que para ellos tiene mucho más sentido que en el que él vive.  Agarra piedra o madera , cincel y martillo y a pulso esculpe su visión en la roca dura y la madera noble.  Agarra una cámara de video o fotográfica y decide qué dejar fuera de su foco haciéndonos ver a través de sus ojos.  Agarra lana y palillos y teje las horas de color y abrigo.

Es el camino más difícil, el más cuestionado, el más pedregoso.  Podrías trabajar la tierra para cosechar frutos y alimentar a tu familia, en vez de ello tiras trazos de óleo sobre la tela día y noche.  Podrías unirte a la fábrica y gagar un sueldo miserable pero estable, sin embargo practicas tu instrumento por horas al día, estudias su idioma, golpeas puertas por una oportunidad.  Podrías contentarte con un trabajo de oficina cualquiera, sentado detrás de un escritorio por cuarenta años, sonriendo a quienes no toleras por una estabilidad económica.  Pero decides escribir una novela de la nada, tomar clases de canto y piano.  Mientras la sociedad dicta ir hacia la derehca, tu corazón de cristal palpila hacia la izquierda y al ritmo de trazos de tus lápices y pinceles ,de tus respiraciones ancladas, de las teclas blancas y negras debajo de tus dedos.  ¿Por qué?  Porque sin el arte la asquerosidad del mundo te carcomería vivo.

jueves, 9 de marzo de 2017

Qué triste la vida del que no puede soñar

Qué triste la vida del que no puede soñar,
del que ni siquiera trata del suelo despegar,
del que hace y deshace su esencia para no decepcionar,
del que enumera hechos y datos antes de amar.

Qué triste la vida del que le faltan alas para volar,
del ve la vida de un sólo color,
del que mira en menos al artista, al pintor, al escritor,
del que rehusa una existencia mas etérea, un día sin agenda, una mística sin explicar.

No te envidio abogado de la verdad, cuñado de la razón, verdugo de la alucinación,
te presto mis alas, las ato a tu espalda y te empujo al vacio,
deja atrás el hastío, la ecuación, las reglas y entrégate al corazón.
Comprueba con tu ciencia la belleza de dejarte llevar, deja que tu cálculo trate de explicar tu palpitar,
cuando desde lo alto lo veas todo más claro e informal,
cuando no extrañes tu calendario, tu gris, tu responsabilidad.

Devuélvemelas sanas y salvas y con un beso retorna a tu nidal de hechos y datos imposibles de debatir,
recuerda el día en el que una soñadora te tiró al vacio a tus alas batir,
cuando entre un montón de nada te sentiste más vivo que nunca al fin.

Toma mi mano si quieres de nuevo abandonarlo todo,
si al cosmos que estudias quieres llegar,
si te falta el combustible para emprender el vuelo,
recuerda luego,
que quien te enseñó a soñar,
sabe mucho de inciertos y de datos poco,
pero llena tus sesos de espuma rosa pomposa,
de misterios, locuras y cantar.

miércoles, 8 de marzo de 2017

El Camino de un Sueño

Siempre he soñado, ya sea durmiendo como también despierta.  Soy de ese tipo de personas que recuerdan un sueño que tuvieron a los seis años.  Las aventuras oníricas me han dado suficiente que pensar a lo largo de los años, y los sueños lucidos a la luz del día me han hecho perder horas argumentando dialogos en mi cabeza y creando tramas.  Todavía recuerdo una noche a los 17 años en la que no pegué ojo pensando en un personaje nuevo, su mundo y su dilema.  El día que dejé de cuestionar y juzgar lo que en algún momento consideré una pérdida de tiempo, comencé a escribir.  De todos esos sueños dando vuelta en mi cabeza, uno rehusó a desaparecer, y es ese en el que estoy trabajando actualmente para convertirlo en el primer borrador de mi primera novela.
Otro sueño presente en mi vida ha sido y sigue siendo la música.  Soy mezzosoprano y paso gran parte de mi tiempo tratando de dominar lo que al fin y al cabo es solo aire.  Desde los quince años que golpeo tambores de bateria y ultimamente trato de aprender algo de piano.
Este blog nace como una manera de expresión que hace tiempo urgía dentro de mi.  Entre tantas cosas que pasan cuando vives en el extranjero por casi diez años, cuando has conocido gente de culturas tan distintas a la tuya, cuando te has enfrentado a tus miedos y tirado a la piscina persiguiendo sueños, llega el momento de agarrar lápiz y papel y escribir las palabras que esas experiencias te evocan.  Y han sido muchas.
Quiero considerar este blog como un patio de recreo, una cancha abierta en la cual ir haciendo mientras aprendo y encontrar a otros en el mismo camino.  No debemos ser cinturón negro en algo para recién mostrar orgullosos nuestras creaciones y logros, esto es solo una de las lecciones que el canto me ha dado y quiero aplicarla a la escritura también.  Iré compartiendo aquí cosas que he escrito y que sigo escribiendo paralelas a mi novela y quizás un poco de ese proyecto también. Algunos llamarían a esas "Cosas que he escrito" poesías y ensayos.  No les quiero dar nombre.  Les llamo algo así como catársis escritas.
Soy una apasionada de la música y las artes por lo que mucho de lo que publicaré aquí será en esa línea pero en general soy inquieta intelectualmente, un poco nerd y me apasionan muchas cosas, por lo que puede que aparezca alguna entrada cuyo tema sea tan alejado de las artes como por ejemplo la ciencia o alguna que otra serie, película o anime sobre la que quiera explayarme. Sería una preciosa experiencia encontrar a través de este blog a personas igual de apasionadas que yo para intercambiar puntos de vista.
Un poco sobre mi, soy chilena y vivo en Alemania desde el 2007.  Hablo español, inglés y alemán por lo que puede que algunas entradas sean en esos idiomas también.  Es lo que pasa cuando vives con tres idiomas en la cabeza.  No solamente la lista de la compra o llamadas telefónicas por hacer se vienen en la mente en aquel idioma específico, sino ideas completas inspiradas por el día a día y la gente que conoces.
Although this blog will be written mainly in Spanish, I may sometimes write some things in English, if the words that come into my mind are whispered in that language by the day-by-day experiences and people I meet.
Sin más por ahora que decir, les agradezco desde ya el tiempo que pasen en este rincón amaturista de internet, leyendo y compartiendo impresiones junto a mi.  Nos estamos leyendo y escribiendo.